A TI, PRINCESA

princesaegcrd

Seguido suelen preguntarme: ¿Cómo la conocí? A lo que suelo

contestar... que no lo sé, y es verdad, no recuerdo cómo fue; ella
entro a mi vida por accidente, por un mero capricho del destino o
simplemente porque así tenía que ser, sólo puedo recordar que
ella era amiga de la amiga de una conocida mía, una chica que iba
al gimnasio donde yo trabajaba, un día estábamos platicando por
chat y al siguiente me había invitado a su cumpleaños, cabe
señalar que ese día, me quería dar gripe, pero yo no podía perder
la oportunidad de conocerla, me pareció muy agradable al hablar
con ella en el chat pero no tenía ni idea de cómo era en persona,
olvidaba mencionar que al invitarme me dijo que tenía lista de
regalos en una tienda departamental, cuando fui a la tienda en
cuestión la empleada me miro extraño y me dijo. – señor aquí no
manejamos lista de regalos debe ser una equivocación, revise tres
veces el texto que me mando, el nombre de la tienda era el
correcto así que le dije a la empleada que me recomendara una
camiseta bonita para una joven entre 18, 20 años, así lo hizo, así
que el día en cuestión me presente con mi conato de gripe y un
bonito regalo, al verla descubrí que su amabilidad y sencillez
hacían perfecto juego con su belleza, nunca he vuelto a ver ojos
más tiernos y dulces que los ojos suyos, pero lo que me gano fue
su sonrisa, pero para mi suerte esa sonrisa era acompañada con
un novio, un chico agradable la verdad lo trate pocas veces, pero
siempre fue muy amable conmigo, era difícil verlo como un rival,
hoy día pienso no podría competir con él.

Los años pasaron como pasan las páginas de un buen libro y de
vez en cuando le escribía para saber cómo estaba, o tal vez le
escribía demasiadas veces, porque un día me hablo para decirme
muy molesta, para preguntarme porque estaba obsesionado con
ella, si solo la había visto un par de veces, tal vez tenía razón o tal
vez no, supongo que puedo ser un poco insistente cuando algo me
interesa, pero finalmente me sonrió la vida, el destino la llevo
a trabajar en un restaurante argentino en la plaza de mi pueblo,
ese fue un gran día, pues cada sábado sin falta iba al cine de la
plaza que menciono, ya saben por casualidad pasaba frente a ella, hasta
que un día me arme de valor, me acerque a ella y le hable, le dio
gusto saber de mí, así fueron pasando los meses y un buen día le
lleve el oso de peluche más grande que pude encontrar, detalle
que ella agradeció mucho, ella es así a veces puede parecer seca.

Un tanto seria o cortante, un día te habla muy seria y al siguiente
te sorprende con un gran detalle, el problema fue que alguien llego
con un oso más grande que el mío, así que un día me dijo que no la
buscara más, porque su novio se molestaría, con el corazón roto
me fui por donde llegue, esa misma tarde llore como un infante,
debo de haber llorado mucho, pues no volví a llorar, no por amor y
no en muchos años, no hasta conocer el verdadero significado del
dolor por una perdida.

Los años volvieron a pasar, hasta una tarde en que le hablé, me
dijo que se encontraba en la plaza de mi pueblo, que estaba sola,
quería hablar conmigo, pasamos juntos el resto de la tarde y
varias tardes después de esa, la primera vez que le dije que era el
amor de mi vida se rio de mí, pero le dije que tarde o temprano le
probaría que era cierto, continuamos viéndonos como amigos
muchas veces, nos aventamos en paracaídas, bueno ella se
aventó, yo como buen caballero la espere abajo por si el
paracaídas no se abría, total un cuerpo de unos cuarenta y tantos
de peso cayendo desde siete mil pies de altura no debe ser difícil
de atrapar, fuimos al museo, pasamos grandes momentos.

Una vez más, el tiempo volvio a pasar, cometí errores, muchos y aquí estoy hoy, 
no sé si es el final de la historia, no sé si tendrá un final feliz, no soy el caballero en
brillante armadura que una princesa merece, pero estoy aquí
dispuesto a pelear con dragones por una sonrisa suya, estoy aquí
debajo de su balcón, con la sola esperanza de ver a mi princesa.


LOS FANTASMAS DE DAVOS
MADRE